La prepotencia de las potencias

Porque estamos de buen humor hablamos de no más de 1.000 muertos. 1.000.000 son los que huyen. En Abdiyán hay que cruzar la ciudad a pie, esquivando balas de los dos bandos, para ir al único supermercado que está abierto el día de hoy. Manu no llegará. Hoy le sacaban la bala que se le incrustó en el muslo hace exactamente 12 días (junto con su pierna también).

A Gbagbo hasta la ONU le tira misilazos desde sus helicópteros. Ya lo apresaron, ahora sólo le resta conocer a la justicia occidental. Alassane Ouattara, golpista en el 2002, aparentemente implicado en la masacre de Duekoue, será proclamado presidente (legal). Por supuesto es la primera pregunta que se nos viene a la mente la siguiente: ¿qué preocupa tanto a Francia y a la ONU para intervenir de la forma en que lo hizo? Atención, ésta es sólo una respuesta posible (porque hay que buscar mucho cuando el ataque de escepticismo es agudo).

Sin querer justificar nada: la prepotencia de las potencias sigue siendo repulsiva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Costa de Marfil, Francia, ONU. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s