Posiciones

Thomas G. Weiss dice: “seamos claros: la fuerza militar no es una panacea y su uso no es motivo de celebración” pero (ahí viene el pero) se justifica en caso de que sea utilizada para proteger a los seres humanos. El “mal menor” de Bartolomé de las Casas. Tema difícil de discutir. Por otro lado familias, civiles y rebeldes se desesperan por ayuda humanitaria mientras “otros” rebeldes cortan sus venas a orillas del mediterráneo y llenan un millón de barriles de crudo que se embarcan desde el puerto de Tobruk al precio más alto de los últimos dos años y medio. ¿Y las regalías para quién?

Una discusión más aguda del problema la plantea Gregor Schirmer cuando pone a la ONU contra las cuerdas y le enrostra no haber ido hasta las últimas consecuencias agotando primero todos los recursos posibles para la pacificación. ¿Por qué esta celeridad de la ONU? El barco, registrado en Liberia y de propiedad griega, zarpa lentamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libia, ONU. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s